lunes, marzo 29, 2010

Virus of the Year



La declaración de pandemia a causa de la Gripe AH1N1 y el proceso de vacunación han sido posiblemente las medidas de salud preventiva más cuestionadas y rechazadas por la población mundial de las que recuerde la historia de la medicina contemporánea en los últimos dos siglos.

Según la narrativa de la OMS y los medios de prensa, el virus de la gripe porcina salió de una granja porcina, infectó a un niño ( el único en su localidad), y se esparció desde un remotísimo pueblo de México a los EUA, Europa, Sudamérica y resto del mundo.

¿Cuales son los antecedentes de discordia y confusión?
Primero, el Tamiflú (oseltamivir), su uso indiscriminado y los efectos secundarios en adolescentes. Un negocio de 1,5 billones de dólares solo en Estados Unidos. Roche, Rumsfeld, los cultivos de anís estrella y todo ese rollo.
Luego, la campaña del pánico: con sólo 9 casos letales reportados y a los diez días de la primera muerte, el 13 de abril, México D.F. fue puesto en cuarentena. A los tres días se activó el programa de emergencia en salud y la declaración de la OMS de pandemia que en Junio estaba en fase 6, cuando Chile ostentaba la mayor tasa de contagiados en el mundo.

Por supuesto, todo auspiciado por los "mass media" internacionales presentes durante la visita de Obama a México.
Finalmente, el plan de vacunación masiva, que en algunas latitudes tuvo ribetes de obligatoriedad legal.

Como si fuera poco surgieron los antecedentes sobre la "vacuna con vacuna". Es decir, la US Secretary of Health and Human Services, Kathleen Sebelius firmó un decreto que garantizaba a las farmacéuticas inmunidad legal ante cualquier demanda derivada por la vacuna AH1N1 en el marco de un fast track de 7 billones de dólares por vacunas sin testeo suficiente. Con sólo 429 personas fallecidas por gripe porcina en julio de 2009 se estableció un programa de vacunación masiva.

Luego de un año ¿el escenario ha cambiado? ¿Están los ánimos algo más estabilizados y las mentes más claras? ¿El miedo dio paso a más seguridad y confianza?.
Los conservadores claman por confiar en el sistema y seguir las instrucciones de los especialistas. En el otro extremo, la vacuna es el medio para causar infección masiva, mutación y dispersión en un intento por controlar y exterminar a la población mundial.

Como profesional de la salud no tengo por práctica cuestionar políticas de salud pública sino más bien asumirlas como medidas de bien común pensadas en ese tenor por entidades y profesionales responsables. Tampoco suelo sugerir acciones respecto a circunstancias que considero son de índole personal, más aún cuando están vinculadas con la seguridad, propia y/o familiar, con la confianza en el sistema de salud y con un sistema de creencias. Me considero serio y aunque que algunas voces podrían sugerir que dedique mis esfuerzos e inteligencia a mejores intereses he debido tomar una decisión que no me ha resultado fácil y he visto que muchos de mis cercanos pertenecientes al mundo de la salud no se encuentran mejor pie sino más bien desinformados sobre la realidad de este escenario

Lo que me ha impactado es que los antecedentes de conflicto han surgido desde la profundidad del mundo de la salud, desde los científicos y las profesiones de la salud, que han llamado a no vacunarse generando un ambiente de cuestionamientos y debate, tanto morales como éticos, que bien vale el esfuerzo realizar una reflexión mayor a la acostumbrada.
No me equivoco al plantear que este cuestionamiento haya sido derivado porque el personal de salud ha sido el primer objetivo de vacunación en el mundo y por tanto la primera camada de guinea pigs. Nos asustamos. Tuve la experiencia de trasladar a la primera sospecha de influenza humana en el país y doy fe que más pareció el traslado de un alienígena que de un ser humano.

A nivel global ha confundido el fuerte cuestionamiento que se ha realizado hacia la máxima autoridad internacional encargada de velar por las políticas en salud mundial, la OMS. En 2009 su credibilidad fue puesta en entredicho en cuanto a la verdadera calidad de la enfermedad por esta influenza demorando tan sólo tres días en declarar la calidad de pandemia cuando hasta ese momento sólo afectaba a la población Mexicana; y posteriormente, tres meses después, en junio, al cambiar la definición de categoría 6 de pandemia y declararla. No es algo que se deba saber pero las implicancias pronósticas de esto eran ominosas. Como ejemplo, en 1918 la pandemia de gripe española declarada en fase 5 mató entre 50 y 100 millones de personas en un periodo de seis meses.
¿Visionaria prevención? Efectivamente. El cambio de estándar se argumentó bajo la necesidad de un diagnóstico de pandemia por propagación y no por gravedad como era la costumbre.

En 2010 ese siguió siendo el argumento luego que en enero el presidente de la Comisión Europea de Salud del Consejo de Europa, el epidemiólogo alemán Wolfgang Wodarg, cuestionara a la OMS y denunciara junto a la industria farmacéutica por generar un pánico planificado sobre esta gripe, enfatizando que se estaba fomentando una psicosis y exponiendo inútilmente a millones de personas con buena salud al riesgo de efectos secundarios de vacunas que no están suficientemente probadas. Ya en Junio de 2009, cual paradoja, medios de prensa Rusos denunciaban el uso de 12.000 niños norteamericanos como conejillos de indias.

Aunque la vacuna y las políticas en torno a la AH1N1 ya habían sido rechazadas desde junio de 2009 por grupos profesionales de la salud en España, Chile , Perú , México, por el ministerio de salud de Polonia, criticada por grupos ciudadanos en Francia, en Chile y Bolivia , amén de los conspiranoiqueados de siempre, las opiniones de Wodarg y de la ex Ministro de salud de Finlandia han sido las voces disidentes más directas, fuertes y autorizadas para fundamentar los juicios que desde entonces hemos escuchado en torno a la gripe porcina y que han construido el escenario de desconfianza.

Desde que el 10 de septiembre de 2009 se anunció que Glaxo Smith & Kline, Novartis y Baxter habían desarrollado una vacuna efectiva contra la influenza, han circulado una serie de llamados a la no vacunación con argumentos que han generado una no despreciable animadversión hacia esta campaña de sanidad. Argumentos sobre utilizar a la población tercermundista de conejillos de indias, de un alarmista negociado de las empresas farmacéuticas, de que el riesgo para la salud humana sería mayor que la ventaja de inmunización, amén de bochornosos incidentes de inefectividad y efectos secundarios inesperados e incluso muertes han inundado los medios otorgando mayores argumentos para criticar esta medida.
En Noviembre de 2009 en Canadá un lote de 172 mil dosis de GlaxoSmithKline debió retirarse del mercado por causa de uno de sus preservantes causó shock anafiláctico en seis casos, número que la OMS declaró como inusualmente alto. En enero de este año Alemania, Francia, Suiza, Reino Unido, Holanda y España cancelaron o vendieron a otros países entre el 30% y 40% de sus ordenes de vacunas por considerar o que la enfermedad no es grave o por el rechazo de su población a los efectos secundarios.

Wodarg: "La gripe AH1N1 ha producido la décima parte de casos mortales que una gripe estacional y quedaron millones de dosis con las que no sabemos qué hacer, y que intentamos colocar - quien sabe con qué argumentos - en los países subdesarrollados.

Si bien esta vacuna fue aprobada por la FDA sus detractores argumentan que además de no estar convenientemente testeada contiene elementos que son nocivos para la salud humana, entre ellos el Escualeno, un componente orgánico vinculado con artritis reumatoide y no aprobada por la FDA para uso en vacunas; y el Timerosal, un preservante derivado del mercurio frecuente en vacunas y que ya ha sido cuestionado por relación con problemas neurológicos en niños. En un estudio de 2008, previo a la neurosis de la vacunación porcina, se estableció que no existe evidencia concluyente para eliminar sus riesgos potenciales en la génesis del autismo. A mediados de abril de 2010 la Diputada Girardi instó al MINSAL a resolver la presencia de timerosal en vacunas.

Entonces, si esta en una influenza con una virulencia más baja que otras cepas de influenza estacional que matan entre 250 y 500 mil personas al año en el mundo, ¿por qué ha sido necesaria una vacuna?. La respuesta se encuentra en las predicciones: solo para Estados Unidos se predijo la muerte de 90.0o0 personas.En febrero de 2010 habían fallecido 10.000 por causas de influenza humana, dentro de los morbimortalidad normal o baja para este tipo de enfermedad. En Chile murieron muchos más niños por diarrea común que por causa de influenza humana.

Hasta el momento aproximadamente 150 millones de personas en el mundo han sido vacunadas contra la influenza humana; 90 millones de ellas solo en Estados Unidos con un costo de 1.600 millones de dólares para las 229 millones de dosis adquiridas inicialmente. El resto será vendida, guardada o donada a alguno de los 95 países que según la OMS no tiene posibilidades de adquirir la vacuna, la mayoría en África y Asia.
Sin embargo, la ola de miedo sigue rugiendo.

Hoy se sabe que este es un virus circula en el mundo desde 1918 sobreviviendo en lagos congelados.

¿Qué dice la ciencia?
A continuación veamos lo que dicen los estudios científicos relacionados con la vacuna y el fenómeno asociado. Los efecos más temidos y comentados han sido aborto espontaneo, Síndrome de Guillain - Barré (SGB), Shock anafiláctico, autismo y muerte.
Epidemiologicamente, es muy difícil, sino imposible, realizar un estudio de vigilancia de efectos adversos de las vacunas. Generalmente estos son subclínicos y de baja frecuencia. El sistema de vigilancia es pasivo y con muchas limitaciones por lo que se trabaja con índices de sospecha.

Así, sobre la presunción de los datos en la literatura si una cohorte de 10 millones de personas fueran vacunadas tendríamos 21,5 casos de SGB y 5,75 casos de muerte súbita en las seis semanas siguientes a la vacunación. Cuatro millones de unidades ha planteado el MINSAL para esta campaña 2010.

Entonces, la relación entre el riesgo de enfermar versus el riesgo de efectos secundarios.
En Australia, el 52% de una muestra de 627 personas percibía baja o muy baja posibilidad de contagio con la enfermedad y el 50% estaba dispuesto a vacunarse.
Un reporte americano establece que para el personal de salud la tasa de vacunación nacional es del 42% alcanzando con intervención dirigida el 61% para la influenza humana.

Embarazo
Expertos señalan que cuando una mujer embarazada se infecta con influenza AH1N1 las consecuencias son más serias que en otro grupo de pacientes por lo que recomiendan la imperiosa necesidad de su vacunación y que cualquier mujer embarazada en contacto con el virus debe recibir tratamiento profiláctico.
Otros reportes denuncian que existe desconocimiento y desconfianza por parte de los grupos de salud sobre la seguridad de la vacuna. Un 35% de personal relacionado con el cuidado de embarazadas no daría la vacuna a mujeres en esa situación.

Efectos Neurológicos
Para la OMS en América Latina un indicador de efectos adversos en cuanto a parálisis flácida o Sindrome de Guillain Barré es que este ostente una tasa superior al periodo pre "swine flu" la cual fue de 0.82 casos por cada 100.000 de niños menores de 15 años.
La FDA ha señalado que los efectos adversos fueron de 0,82 casos en un millón de dosis de vacunados AH1N1 comparados con 0,47 reportes de efectos adversos de dosis de vacuna de influencia estacional. Por tanto se podrían espera en Chile unos 3,2 casos de complicaciones adversas producto de la vacunación.

Conclusiones
Existe un cuestionamiento, de eso no hay duda. Un cambio de rumbo que difícilmente volverá atrás en la relación comunidad / entidades reguladoras de salud. Hay más información y a la vez mucha más desinformación que confunde los ánimos a la hora de tomar decisiones, porque lo que ocurrió aquí fue que hay que tomarlas.

¿Ha sido el empoderamiento ciudadano que se ha permitido un juicio contra el poder de siempre rechazando la autoridad por defecto? ¿O tal vez sea parte de los efectos derivados de las muchas teorías develadas últimamente, demostradas o no, sobre la introducción de enfermedades por la ciencia médica con fines militares y/o comerciales?. Difícil saberlo.

Para los cazadores de conspiraciones estos movimientos tiene relación con una estrategia para reducir la población mundial, además que se asemeja de las vacunas contra la poliomielitis y hepatitis B que según una de las teorías expuestas en el sitio de la OPS , en la década de los cincuenta dieron inicio al SIDA.

Aún no sabemos con certeza el comportamiento del agua en el cuerpo humano menos lo que drogas o sustancias químicas producen en nuestro organismo a largo plazo. Faltan estudios suficientes que avalen la efectividad, efectos secundarios y complicaciones.

Posiblemente esto puso bajo la lupa el asunto de la seguridad de las vacunas y nuestra confianza en ellas como en los sistemas de alerta y vigilancia de enfermedades y los conflictos de interese que invaden el mundo de la salud.

Como sea, todo tiene un costo beneficio, pros y contras. Seguridad versus incertidumbre, miedo versus confianza. Es lo que está en juego. Con tanta controversia parece que la decisión le toca a cada uno en la profunda reflexión de su ser, a diferencia de cuando confiábamos a "ciencia cierta" y seguíamos las directivas que estimábamos honestas y seguras. Verificar la real necesidad de inmunizarse anualmente y estar atentos a las respuestas con piloto automático motivadas más por el miedo que por la evidencia, lo cual, hacia uno u otro lado, al corto plazo podría traer consecuencias indeseadas. Como todo en la vida.

Etiquetas: , ,

martes, marzo 23, 2010

“Sigo aguardando el temblor…..en mi cuerpo…”



En atención prehospitalaria se da la oportunidad de apreciar que en el momento de un accidente, evento traumático o situación extrema se revela el verdadero ser emocional que subyace. Te encuentras con seres sólidos, que profundamente dañados se mantienen como “roca”, ni lloran. Te encuentras con otros, sin tanto daño que mediando un leve estímulo se quiebran como barquillos develando la inestabilidad emocional o el "factor psiquiátrico" escondido. Los hombres se perciben tan inestables y hacen crisis de telenovela con igual frecuencia e intensidad que las mujeres, tal vez más.

Hoy, luego de 25 días estoy recién levantándome. Aunque todo este tiempo pensé que estaba erguido, me percato que me equivocaba.
En algún momento de estos 25 días pensé que estaba sufriendo estrés post traumático y creo que así fue, aunque en mi fuero interno lo negaba. Total mi experiencia con el terremoto se limitó solamente a un susto de 90 segundos 8,8 y a las sesenta y tantas replicas fuertes.

Tal era mi estado que andaba “catando” temblores, puntuándolos y tuiteándolos. Bastante certero mi disparo sismológico por demás. Mi humor se fue al cuerno, mis problemas, los de siempre, los que manejo hábilmente, se profundizaron y trastornaron en rebeldes. El temblor me alejó de mis hijos, me alejó del mundo, me alejó de mi mismo. Me victimicé en 8 grados de rotación.

Di mi lucha y ofrecí resistencia.
Me resistía a fanatizar con los telediarios a los que se les iba la vida ( y las lucas) por mostrar la miseria y el desastre desde todas las perspectivas posibles. Nadie supo manejar la catástrofe mediática que multiplicó la física y emocional.
No comprendía como un gobierno con toda la tecnología, dinero y medios posibles para un país desarrollado no pudo responder a tiempo en absolutamente nada relacionado con estrategias de desastres. Los medios de prensa llegaron primero a todos lados y dictaban la ruta a seguir para las autoridades. Daba la impresión que ellas organizaban la agenda del día leyendo el diario y mirando las noticias de la mañana.
Percibí como el mundo privado se levantaba rápidamente y respondía antes que el público para “estar listo para usted” cuando se disponga a consumir sin saquear.
Claro, la vida debía continuar.

Observar el producto de la inequidad corriendo con un TV de plasma y la consigna tatuada en la frente de que todo lo que importa en esta economía es la adquisición de posesiones me generó angustia y reflexiones morales. En ese proceso, mágicamente, el niño Víctor Díaz de Iloca ( a quién por estos días están drenando mediáticamente) me dio una sutil lección que apuntaló mi espíritu. Gracias Victor.

Personalmente, en 25 días, salvo a mi núcleo familiar, no ayudé a nadie. Aunque creo que hice algo respondiendo a la petición de turnos extras en mi trabajo creyendo que eso aportaba (además de a mi economía, ya que por el terremoto tampoco en marzo tendré sueldo en la universidad). Todo esto mientras mis colegas del SAMU con penosa presunción rivalizaban vía email sobre quien tenía más ganas de ir a ayudar al frente de batalla. En la consulta mis pacientes se mejoraron como nunca. (¿?).

Bien, yo tuve mi crisis personal. No voy a relatar detalles ya que perjudicaría mi identidad pero agradezco a la permanente actitud amorosa de mi mujer (¡vaya aguante!), a una buena amiga quien producto de un trueque de terapias me bendijo con una poción de flores amorosas que me tiene de vuelta, a otra amiga cuya sincronía me condujo a un sanador taller de constelaciones familiares y al reencuentro de un libro de Milton Erickson que hace años no veía. Doy datos.

O´hoponopono

Etiquetas:

domingo, marzo 07, 2010

Cultura de Masas

"Adiestrar a alguien para que maneje un torno o para que lea y escriba, es en gran parte, educar su capacidad, especializarlo; provocar en las personas la comprensión de lo que realmente quieren de la vida, o discutir con ellas los modos de vivir estoico, cristiano y humanista, constituye principalmente una clara educación de valores.

Pero colaborar, en un grupo de personas, al nacimiento de las sensibilidades culturales, primitivas y técnicas que harían de ellas auténticos miembros de un público auténticamente liberal, es a la vez un adiestramiento de capacidades y una educación de valores. Incluye un especie de terapia en el antiguo sentido de ilustrar el conocimiento de uno mismo; incluye provocar esas capacidades de controversia con uno mismo a las que llamamos debate. Y el producto definitivo de esa educación liberal de sensibilidades es simplemente el hombre o la mujer auto- educados y auto-cultivados.

El hombre conciente del público auténtico es capaz de convertir sus preocupaciones personales en cuestiones sociales, de ver sus relaciones con su comunidad y las relaciones de la comunidad con él. Comprende que lo que piensa y siente como preocupaciones personales no son con frecuencia eso sólo, sino problemas compartidos por otros y sujetos, no a la solución de un sólo individuo, sino a la que puedan darle las modificaciones en la estructura de los grupos donde vive, y las veces, en la estructura de toda la sociedad.


El hombre de la masa está aprisionado por sus preocupaciones personales, pero no se da cuenta de su verdadero origen y significado. Los hombres del público se plantean problemas y comprenden sus términos. La institución liberal y el hombre liberalmente educado tienen el deber de convertir continuamente preocupaciones en problemas y los problemas en términos de su significado humano para el individuo. A falta de debates políticos amplios y hondos, las escuelas para adultos y adolescentes podrían tal vez servir de marco para ese género de discusiones. En una comunidad de públicos, la tarea de la educación liberal consistiría en " cuidar de que no se arrolle al público; ayudar a producir
la mente disciplinada e informada que no se deja arrollar; ayudar al desarrollo del individuo audaz y sensato que no se deja agobiar por las cargas de la vida de las masas.

Pero la práctica educativa no ha relacionado en forma directa el conocimiento con las necesidades humanas del hombre preocupado del siglo XX o las prácticas sociales del ciudadano. esta ciudadano no puede ver ahora las raíces de sus propios prejuicios y frustraciones, ni pensar claramente acerca de sí mismo, ni acerca de nada. No ve como la organización actual de la sociedad frustra la idea y el intelecto, y no es capaz de desempeñar las tareas a las que enfrenta "el ciudadano inteligente"

La realidad humana de los demás, no se manifiesta ni puede manifestarse. Sabemos que las personas tienden a escoger aquellos ambientes que confirman o que ya creen y disfrutan. Del mismo modo, tienden en la segregación metropolitana, a ponerse en contacto con aquellos cuyas opiniones son similares a las suyas. Y se inclinan a tratar superficialmente a los demás. En la sociedad metropolitana desarrollan, en defensa propia, una actitud de indulgencia que es algo más hondo que una actitud. por lo tanto, no experimentan auténticos choques de puntos de vista, ni se plantean verdaderos problemas. Y cuando esto ocurre tienden a considerarlo como simples faltas de educación".

Tomado de "La Élite del Poder", La Sociedad de Masas, de Wright Mills, Editorial FCE, México 1987.