miércoles, febrero 24, 2010



Escuchame!, es importante...(suavemente)
"Vas a morir"


¡¡¿Qué?!! (incrédulo)

"Vas a morir" Estas a punto de morir

¿Qué?. .. NO!...noo

Prepárate (compasivo)

¡¡No quiero!!


Lo siento


Eh..es qu...

Te queda poco tiempo, alístate y déjate llevar (amoroso)


Es que aún no he terminado,.., soy joven, me faltan tantas cosas...mis hijos, el cobertizo, el trabajo,..., uhhh, la gente. ¿Qué va a ser de mí? (incrédulo)

Vas a trascender, desaparecerás, te transformarás

No,no,¡no!. Me niego.

No depende ni de ti ni de mí


Pero......


Shh. Queda poco tiempo. Cierra tus ojos y déjate llevar (compasivo)

Hhh, esta bien..... Tengo miedo (susurro)

Bien, es normal


Tengo miedo.....


Adiós.....

Etiquetas:

miércoles, febrero 17, 2010

ER

Desde la instalación del programa IRA en 1989 en APS tanto la presencia como el impacto de la intervención del kinesiólogo ha ido en aumento. Tomó cerca de una década cambiar la identidad. Desde el nulo entendimiento del aporte del kinesiólogo en el nivel primario a ostentar en la APS el mayor posicionamiento social dentro de la profesión al iniciar el siglo XXI. Pocos se atreverían a renegar el aporte que el profesional kinesiólogo de APS realiza en las 539 salas IRA, 500 salas ERA y 100 salas mixtas del país, . A eso hay que sumar el programa de VMNI y de crónicos respiratorios.

Iniciando los noventa se hace frecuente la presencia de kinesiólogos para campaña de invierno,primero en los serviciós de atención primaria de urgencia,los SAPUs, y luego en las unidades de emergencia hospitalaria (UEH). Hoy el kinesiólogo responde a las expectativas.

La incorporación pionera de kinesiólogos en la unidad de Rescate de Hospital Roberto de Río, y lo que posteriormente sería el SAMU, ocurrió el año 1993.Allí también tomó algún tiempo cambiar la identidad y generar confianza. Una versatilidad profesional peleada, discutida y muchas veces negada por otros grupos que les percibían (algunos todavía) como amenaza o como incompetentes. Paradojicamente, a veces como ambas. Aplaudida por los propios kinesiólogos. Como fuere, esta inclusión ha permitido aportar a lo que hoy se distingue como la figura del reanimador.

Ambos casos han requerido de empuje, tezón y mucha preparación para forjar un estatus profesional y virar de un limitante estereotipo de menosprecio hacia uno de aprecio.

En marzo de 2009 la JOSPT publicó un artículo sobre la intervención del kinesiólogo músculoesquelético en las salas de emergencia hospitalaria destacandola como una evolución profesional para la cual posee competencias suficientes que permitan justifcar desde el aspecto costo beneficio estar allí disminuyendo requerimientos de radiología, medicamentos y procedimientos demorosos el acceso precoz a terapia fisica favorecería una recuperación precoz. Esto es interesante si valoramos que el 15% de los consultantes de las salas de emergencia en EEUU manifiestan problemas músculoesqueléticos y son candidatos potenciales a kinesiología en ese país.

No dispongo de reportes nacionales que se refieran a este aspecto de la intervención kinésica. Lo más cercano que conozco fue la experiencia con un grupo de colegas en el Hospital de la Mutual de Seguridad a mediados de los noventa con un piloto realizado con esguinces de tobillo grado I y II y manejo con taping y fisioterapia en vez de yeso. Nuestro estudio arrojó buenos resultados pero no prosperó por asuntos políticos y basicamente por la dificultad de quebrar prácticas tradicionales.

Estoy curioso con estas experiencias que sin duda se replicarán en el futuro generando nichos de trabajo para demostrar competencias dormidas o aletargadas.
Un perfil innovador.