domingo, junio 29, 2008


Hoy a las 09:04 desecarnó la Amelia Mencarini, hija única de Petunia Gonzalez y de Juan Bascuñan, su padre por elección.
Una mujer sencilla y elegante, con una vida interior que conmovió a quienes la conocimos.

Su vida activa la dispensó en ser bailarina de ballet, actriz de radio teatro y, en la intimidad de su familia, tarotista aficionada (recuerdo como me intrigaban las caras de alucinación de las amigas de mi madre luego de una sesión a puertas cerrada con ella). Con todo, Cristo fue su guía.

El más primitivo recuerdo de mi existencia es de su autoría. Mis primeras oraciones también. Los circuitos en coche por 10 de Julio, San Diego e Irarrazabal, las siestas de verano y su olor mezcla de tabaco con channel fue el arrullo en esa mecedora que aún conservo. Más tarde, sin reproché me recibió cuando, en vez de ir al colegio, llegaba a su casa pidiendo asilo. Y estuve condicional por eso.

Culposa y obsesivo compulsiva me trapasó una suerte de rituales para salir y llegar, para tocar madera y sentarme tres veces, para cortarme de uñas y para rezar padrenuestros que me tomó varios años dejar atrás.
Autodidacta y lectora ávida de todo lo que le llegaba a sus manos fue la complice de mis primeros puchos a los quince años y del ritual de la copita de vino al almuerzo que hoy observo.

Sus cuentos sobre Buda, Cristo, evangelios apócrifos y la energía, recortes de periódico, el chachachá, viajes por américa, haber sido medium en sesiones de espiritismo y las historias sobre mi abuelo en la bohemia santiaguina y limeña de los años treinta forjaron el mito para mi niñez y la magia para mi vida actual.

Perdió a su Américo a temprana edad, y así se quedó, ocupada de su hija, de su madre, su padre y luego de sus nietos. De su nieto el menor al final.

Cocinera excelsa, nos dejó un exigente paladar para la cazuela, los granados, el fricasé, el gulash y la tortilla española. ¡Ese caldo de cabeza de pescado que obligaba a tomar!

Sostenía una afinidad política facistoide que nos hizo entrar en más de una discusión sin retorno en mi ingreso a la universidad. Jugamos a atrincherarnos en nuestras posiciones con la ilusión de una diferencia.

En sus setenta nos manipuló con su mala salud de hierro, con sus dolores, sus pies y su accidente vascular. Y siguió con su pucho y con su vino. Y nos seguimos enojando con ella. Y nos siguió manipulando.

Luego, el alzheimer, la incomprensión, el hogar, el abandono, la culpa, el reencuentro, la reconciliación.
Pena mediante, su senilidad nos preparó mejor de lo que pudimos adivinar en esos últimos ocho años. Su vida interior en exclusiva, de tenerle y no tenerle, nos sensibilizó para el momento mágico en que su chispa divina se reencontrara con la fuente.

Amelia,
Las últimas tres semanas fueron duras para tu cuerpito. Las carreras de madrugada, el hospital, los enojos y las demandas por tu cuidado en el hogar.
¿El bien oculto?. Encontramos amigos hermosos que nos impresionaron y nos tienen emocionados hasta hoy.

Ayer te ví por última vez, y como en los últimos días te solicité dejar este plano, liberarte.
Hoy recibí la noticia amortiguada por el amor y me siento consolado. Tu morir ha sido privilegiado. Sensible, bueno y tranquilo, al fin libre de tus culpas. Agradecido.
Cerraste un círculo impecable, un día luego de tu cumpleaños 91.

Te vamos a extrañar.
El universo no será el mismo.
Gracias Amelia...... mil por uno.

Mil por uno a Sandy, Paola, Jerezo, Yerko, Daniel, Cristián, Claudia B. y Leandro.

Etiquetas:

sábado, junio 21, 2008

LGE


Se aprueba en la cámara baja la LGE. Veo profesores gritando e insultando.

Saliendo del Colegio de Kinesiólogos me encuentro en medio de una manifestación estudiantil secundaria por la LGE. En este escenario me llama la atención la violencia, el jolgorio, la rabia y sobretodo la presencia de muchos individuos, los más activos, que ha debido repetir unas ocho veces para justificar estar allí. Ellos descerrajan, descuajan, quiebran, arrojan, queman, insultan, roban y no saben vivir en comunidad.

De pronto me molesto y dan ganas de intervenir, de llamar a la sensatez, de detenerles, de clamar por cordura. Casi de inmediato me visualizo corriendo, siendo golpeado, incluso golpeando, tirando piedras, insultando, frustrado y llegando tarde a mi reunión. Entonces, prendo el Ipod, volumen, manos en los bolsillos y, a lo melquiades, mutis por la izquierda.

Ante todas estas señales quedo con la sensación que para pedir educación no queda otra que ser mal educado.

Etiquetas:

jueves, junio 19, 2008

Quiroplástica


Tanto la Kinesiología como la Quiropráctica en el último quinquenio se han avocado a efectuar una cruzada autocrítica de reflexión sobre su identidad.

Mientras la APTA atina afanosamente tratando de superar la frustración en cámara lenta del insuficiente impacto del DPT en niveles fundacionales, desarrollando para ello una propuesta nacional de marketing destinada a fortalecer la identidad (¡es para pasmarse leer los juicios internos que los norteamericanos tienen respecto de su propia identidad!,) y distanciarse de la quiropraxia aunque paradójicamente entrando al mismo escenario que los mismos PTs han criticado con vehemencia.

Y mientras la Asociación de Colleges Quiroprácticos se enfrasca en la difícil labor de anular el estigma de charlatanería que aún le cuelga para gradual pero inexorablemente ir apropiándose de nichos de la Terapia Física, en Chile se realizan esfuerzos abiertos, improcedentes e impunes, en el sentido opuesto, para confundir la kinesiología con cualquier otra cosa.

Lo más adverso a mi juicio es que quien hoy enarbola la bandera brava rumbo al quilombo es quien ha sido durante los últimos seis años el “big kahuna” de la kinesiología chilena. Nuestro máximo exponente gremial. Nuestro líder, quien además es representante para América Latina de la WCPT y hasta el 2010 presidente de la CLAFK , y que desde hace un tiempo le creció una mano con plásticas posibilidades con el cual le saca la lengua a todos y los ojos a las profesiones que ostenta: Kinesiólogo, Quiropráctico y “Quiroplástico”*.

Sorprende que reinventando la cazuela logre bypasearse a todas las estructuras y desrregular las identidades profesionales a su antojo.

No estoy en contra de la técnica, que a decir verdad me vale madre, sino del exceso en el uso del poder para aprovechar espacios de influencia como plataforma para hiperventilarse y de paso promover tanto festejos gananciales como conflictos entre profesiones. Lo insólito, que me deja boquiabierto, es que disponga de audiencia, y además interesada, a quien exponer esta nueva goma de mascar a con sabor a clavo oxidado, a manguera o a hormiga.

La gestión de nuestro directivo, la cual reconozco ha tenido destacables logros así como aciertos importantes, plenamente reconocibles, ha adolecido de la misma capacidad para separar los espacios y asegurar lo ganado. Ha utilizado las estructuras gremiales internacionales como plataforma personal y ha descuidado la casa. Tal vez, obnubilado por la vanidad del poder ha entrado de lleno en conflictos de intereses que parece nadie ha tenido la osadía de hacerle notar. Hacerle notar el problema ético que está ocurriendo desde adentro. Y esto no es de sumas y restas donde lo positivo de su gestión pueda eliminar lo negativo de la misma.

Como hijo de vecino tiene la libertad de hacer lo que se le venga en gana e inventar lo que desee, pero ya es tarde, pues se nos retira entre vítores y condecoraciones llevándose consigo las túnicas y pelucas con las cuales desde el pulpito seguir moviendo los hilos con su peculiar estilo. Disponemos pues de un plástico senador vitalicio.

No me extrañaría que a raíz de su maquinaria inventiva, que ya cuenta con ungidos formalizados, comience a entrenar a técnicos intermedios a partir de materias profesionales particulares bajo esta denominación muy bien acomodada y que no genere, desde la lógica tradicional, resquemores ni exija explicaciones de nadie.

Anticipo que la quiroplástica es una máquina succionadora de saberes y habilidades que le otorga nuestro plástico quirosiólogo ilimitadas posibilidades hipotecando de paso las dos profesiones que le otorgan sus facultades. Nunca un concepto fue tan bien aplicado.

Aunque a la cazuela se le llame “cozuela”, seguirá siendo eso y no otra cosa, no obstante, conociendo el medio nacional anticipo que no faltarán los cándidos encantados quienes evalúen a este como el plato más apetitoso de los ofrecidos en el menú.

*(Al menos para las primeras dos existe una clara definición etimológica. No me extrañaría que dentro de poco alguien la suba a wikipedia, cosa que admito no he buscado por la vergüenza ajena a encontrarlo.). Me aventuré en una búsqueda y sólo encontré un centro fisoterapéutico de terapia manual de quiroplástica en Nerja, Málaga.

Etiquetas:

martes, junio 10, 2008

What are we talking about?


En más de una ocasión en este blog he comentado sobre la confusión existente con las denominaciones e identidades de quienes en el mundo nos hacemos cargo de la función motora humana, la rehabilitación neuromotora, la recuperación funcional o la reeducación motriz; entre los otros posibles procesos que pudieran definan el tipo de cuidado y restauración de la salud que hacemos.
En fácil: kinesiólogos, fisioterapeutas, kinefisiatras, tecnólogos medicos y terapistas fisicos.

La discusión filosófica ha rayado las esferas de la kinesiología, la terapia física, la técnica y la práctica, con algunas ponencias más o menos extranjerizantes sobre como podemos convivir con la importancia personal- grupal( o falta de ella) otorgada por las credenciales profesionales que, según la psicología analítica jungiana, nos inflan mentalmente a sus representantes.

Al respecto, hace un tiempo mi estimado colega Rodrigo Rojo puso en la mesa una conversación que versaba sobre una particular propuesta epistemológica en kinesiología (a mi juicio desacertada en su definición ) cuyo fundamento se apoyaba en un detallado análisis histórico disciplinar en pro de justificar la necesidad de diferenciar a los clínicos de los científicos. En suma, harta vuelta para aprobar no se si la distancia o la fusión ( no me quedó claro) entre la Kinesiología y la Terapia Fisica. Una experiencia a lo machuca.
Algo de eso se implementó en una casa de estudios y , según me enteré, no prendió la mecha en la antesala latinoamericana.

Mi posición al respecto era que entre tanta confusión generar una más, además de indeseable, no respetaba la identidad ni la sensibilidad histórica de la profesión en Chile y jugaba con el preciado posicionamiento e identidad alcanzados.

Sin embargo, luego de enterarme lo que comentaré a continuación, asumo que fui pueril y que mis reclamos han sido tan solo un empalagoso juego retórico en el que durante todos estos años me quedé corto en el análisis, ya que para sorpresa mía la confusión no solo subió de peso sino que la intervinieron con escalpelo hasta dejarla con una espantosa obesidad mórbida.

Ocurre que el Departamento de Kinesiología de la Univesidad de Toledo en EEUU ha reinventado la rueda y ha "creado" la carrera de "Kinesiotherapy".

Es este un programa acreditado por la American Kinesiotherapy Association (AKTA) y la comisión de acreditación de programas de educación para profesiones técnicas aliadas de la salud (CAAHEP). Está dentro del rango de otras similares tales como la de terapista respiratorio, asistente medico, perfusionista, tecnólogo cardiovascular, fisiólogo del ejercicio, cientista del ejercicio, personal fitness trainer y tecnólogo de neuroelectrodiagnóstico entre otros.

Este programa de Kinesiotherapist, con una muy limitada educación, ya lleva cuatro años. La mayoría de sus egresados tiene el grado de bachiller pudiendo obtener el M.S. ( master en ciencias), y son considerados similares a la PTs ya que utilizan el ejercicio en sus tratamientos. Sin embargo, ejercen en un campo laboral limitado a centros clínicos y deportivos ya que a pesar de definirse como profesionales clínicos de salud se distinguen más en la consultoría de ejercicios, el wellness y el fitness.
Como dato comparativo,en lo económico los KT acreditados (RKT) ganan anualmente entre U$30.000 a U$36.000 y los PTs anualmete ganan entre U$40.000 ( recién egresado) y U$80.000, dependiendo del trabajo.

Si los kinesiólogos chilenos (nosotros, los de mentira) proponemos diferenciarnos hacia la kinesiologìa (la verdadera) y distanciárnos de la TF (kinesiterapia para los que desean ser de verdad) y por su parte los kinesiólogos del norte (los verdaderos) se quieren acercar a la kinesiterapia ( la nueva, de mentira) entonces, es altamente probable que en el corto plazo vamos a tener a más de alguna de esas profesiones técnicas intermedias o derivadas de subespecialdidades instaladas en el sofá operando el control remoto de nuestra pauta programatica.

Sólo me preocupa que como sociedad, empresarios y empleadores entre ellos, no tengamos la apertura para entender el contexto gringo, que algún "iluminado" haga un copy /paste de la experiencia gringa que asociado a la sobreoferta de kinesiólogos, quiroplásticos, quiroprácticos y quirosiólogos contribuya aún más a esta confusión obesa y amorfa para que no se pueda rehabilitar nunca jamás.

¿A esto se refería el profesor Rojo? ¿A esto se refieren mis destacados y estimados colegas de la UCM?

Si así es entonces nos encontraremos dentro de poco con el Artes y Letras del algún domingo con un aviso que, como ocurre ya en otras disciplinas, haga un llamado a postular a un cargo de kinesiólogo o "similar".

Etiquetas: