martes, marzo 28, 2006





Primero en Turquía y luego en Chile, han aparecido imágenes de poblaciones y familias que, según algunos pediodistas, "padecen un extraño mal" que determina que estas personas se movilicen con pies y manos. Algunos de esos mismos pelotudos han atribuido a estas gentes la categoría de eslabones perdidos dado que su condición sería producto de un gen recesivo presente en los antiguos homínidos que en el "homo videns" actual ha desaparecido. Comentarios al respecto hay pocos pero buenos.

El hecho es que estos "hermanos cuadrúpedos" chilenos están siendo estudiados por un equipo multidisciplinario del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, y en ese contexto el periodista de Chilevisión que realizaba la nota entrevistó a la Kinesióloga Srta. María Arancibia L. de ese establecimiento.

Mientras mostraban la nota me encontraba recibiendo turno y conversando con mis colegas cuando de reojo percibo la noticia y la escucho hablar con una elocuencia que me dejó pasmado.

No sólo fue la presencia con la cual se dirigía a la cámara, o la claridad de su voz, sino que en un lenguaje exquisito, totalmente ajustado a lo disciplinar, de manera elocuente y sensata dictaba cátedra, en los breves segundos que duró su intervención, sobre que aquello que a estas buenas gentes les estaba ocurriendo no representaba una discapacidad dado que apartir de los análisis realizados ellos lograban realizar sus actividades de manera normal y ajustada a sus necesidades. En suma, eran personas funcionales.

Luego de terminada la nota eufórico les comenté a mis colegas de aquel refrescante oasis en el desierto que acababa de presenciar. ¡Que mirada!. De una buena vez un kinesiólogo hablando con propiedad sobre la funcionalidad humana desde una concepción humana, social y dejando de lado el deterioro, que como fetiche hemos aprendido a mirar como la base de nuestros esfuerzos.

No solo puso la funcionalidad como elemento esencial, sino que frente a un escándaloso y bizarro periodismo sensacionalista ella torció la nota y dió a entender que la calidad de vida de esas personas era satisfactoria. Eso señores....... fue kinesiología.

viernes, marzo 24, 2006


Escontrándome en España tuve la fortuna de ser invitado a la II Conferencia Internacional de Software Libre que se llevó a cabo en la ciudad de Málaga. Bajo el lema "innovación y libertad" estuve con más de 6500 personas para escuchar ponencias y talleres sobre el uso del software libre en distintos dominios del quehacer actual, entre ellos el de la educación.
Confieso que mi conocimiento sobre el tema al iniciar esta experiencia era bastante acotado, y que al finalizar mi participación la sensación fue de haberme abierto un mundo de muy esperanzadoras posibilidades.
La primera conferencia fue la de Michail Bletsas, del MIT, quién junto con Nicholas Negroponte se encuentra desarrollando el proyecto de ONG "One laptop per child" (Un portatil para cada niño) cuya ambiciosa propuesta es la de desarrollar, a partir de tecnología de punta, equipos portátiles de 100 dólares para escolares de todo el mundo, particularmente aquellos de regiones más pobres. Si bien el desafío de este proyecto pudiese ser descabellado (llevan diez años) el sólo hecho de utilizar en sus sistemas operativos y de desarrollo programas de código abierto (opensource),que generalmente equivalen a la mitad del valor de los equipos que adquirimos, les abría futuro.
Durante su charla, Bletsas tiró al voleo una reflexión tan obvia pero tan contundente, al menos para mi se transformó en un satori, que dejó flotando en la audicencia la sensación de que efectivamente la cultura tecnologizada va por el rumbo equivocado (o debería decir el correcto para los desarroladores de sofware y hardware). Es posible hacer cosas de alto nivel que solucionen problemas reales y a bajo costo. Que los ordenadores que nos venden y que adquirimos contienen demasiadas cosas que el común de la gente o no necesita o no usa, y al final terminamos pagando las ganas ( eso último fue mío). Bueno..., el hombre trabaja en el MIT.
Aunque me preguntaba sobre cual debe ser la prioridad para esas sociedades marginales que viven en la pobreza dura y carecen de los servicios básicos, el proyecto piloto había demostrado un tremendo impacto social(la pantalla pasó a ser "el" sistema de iluminación de la casa) y su aplicación estaba justificada. A esta hora son muchos los gobiernos que van a estar atentos a este programa. El congreso Brasileño demoró 12 horas en aprobar su aprticipación, y eso que los laptops no están fabricados.
Mudo y boquiabierto salí de la conferencia, con una sensación entre de ganas de correr y sentarme a pensar.
El resumen de la conversación era claramente de solidaridad, innovación y libertad, tal como anunciaba el llamado de sus organizadores. Se palpaba, y con eso definitivamente me quedé.

La conferencia la pueden ver en formato de video aquí.

sábado, marzo 11, 2006

Rostro de mujer


Con el afamado best sellers de Dan Brown ciertamente ha surgido un movimiento upperground de recuperación de lo femenino. Su lectura me ha estimulado a internarme en el mundo de la mujer y su rol profesional en la sociedad actual. Además, aprovechando la contingencia del cambio de mando, que por trabajo hoy me tocó vivir de cerca, no deseo apoyar algún manifiesto feminista,sino más bien voy a emprender el siguiente post a riesgo de ser machista, en un análisis que creo necesario de realizar en el contexto de nuestra profesión.

Desde el inicio de la era industrial, en la sociedad occidental, las profesiones y el trabajo han estado claramente bajo propiedad masculina. La medicina, la ingeniería, la arquitectura, las artes y las leyes han sido, desde siempre, "profesiones de hombres"; y si bien las mujeres hoy ocupan un lugar destacado entre ellos, fue a costa de doble esfuerzo, discriminación y mitad de salario.
Un supuesto muy potente ha sido que las mujeres tenían por finalidad en la vida el encargarse de las labores del hogar y la crianza de los niños, precepto que hasta hoy en algunas subculturas se mantiene con la misma fuerza. De alguna manera, este chip también fue traspasado al rol laboral ya que cuando la mujer accedió al mundo del trabajo, le fueron delegadas aquellas actividades involucradas eminentemente con la educación, el cuidado y la protección de otros, a diferencia del hombre que siempre estuvo ocupado con la lógica, la construcción, el razonamiento, la política y la toma de decisiones.

Tan internalizado se encuentra este paradigma que, a pesar de validarse y considerar imprescindible la feminización del mundo de la salud, el acceso de una mujer a la cúspide de la pirámide del poder en las arcaicas sectas de la medicina moderna ha originado preocupación por la perdida de infuencia y de estatus que esto podría implicar. Un buen referente que nos ayuda a explicar el porque la tasa de burnout y mobbing en mujeres que laboran en salud es mayor que la media para varones en el mismo gremio. (Entiendo que esto ocurra en el contexto cultural; lo que todavía no me explico es por qué efectivamente ocurre, ya que si hacemos una simple suma, el mundo de la salud esta dominado, al menos en numero, ¡POR MUJERES!.)

Es cosa de ver las profesiones donde predominan mujeres. La matronería, la educación parvularia y general, la enfermería y por supuesto.... la kinesiología. Incluso en medicina... la pediatría. ¿Instinto? ¿Misión divina? ¿Equilibrio?.

Es cosa de mirar a nuestros gobernantes y sus primeras damas. Estas mujeres, encargadas de obras sociales en torno a la educación, programas sociales, culturales, los niños y los ancianos, de los pobres y desamparados, han pasado a ser una suerte de madres nacionales

Recordemos que la kinesiología o terapia fisica en Europa surge del gremio de la enfermería. En Estados Unidos en 1921 se funda la Asociación Americana de Mujeres Terapistas Físicos que luego darían paso a la APTA. En Chile, la profesión deriva de la educación.

En enfermería el 10% corresponde a varones. ¿Podríamos decir que la relación hombre : mujer en kinesiología en el mundo es de 1:3 o 1:4?.

Es fácil apreciar que esta hegemonía se haya traducido en que sean o hayan sido mujeres las líderes del desarrollo tanto desde la disciplina como desde la ciencia. Por tanto, que la WCPT y sus filiales en el mundo, que las agrupaciones de paises, en particular nórdicos y europeos, hayan surgido bajo el signo del cáliz no es de sorprender. Argentina, Perú, Colombia y Chile, entre otros que desconozco, también atestiguan una tímida pero similar dirección.

Sin embargo, del cerca de millón y medio de mujeres que labora en la kinesiología mundial, no alcanza a la veintena el listado de las que sobresalen por sus aportes en los últimos 40 años. Y no son más de sesenta las prominentes en toda la historia de la ciencia occidental, desde sus albores.

Considerando que me encuentro en una profesión declaradamente XX que ha experimentado significativos avances en los últimos años, llegando a ser de primer contacto en gran parte del mundo desarrollado y alcanzado las más altas certificaciones clínicas y académicas, pero que aún se encuentra dominada por el "espíritu patriarcal" bajo ese estigma de supeditación genérica que en escencia no ha variado mucho en el último siglo y que requiere un profundo cambio de mentalidad, ¿deberemos esperar mucho más tiempo para que las mujeres chilenas asuman lo que hace mucho debieron haber asumido?.
Es interesante constatar que con el cambio de mando presidencial en Chile no solo hemos tenido el coraje de elegir una mujer para que nos dirija sino que hemos virado desde el paradigma de la razón hacia el de la emoción.
Espero que este promisorio cambio se traduzca en un desarrollo y no en un revanchismo.

Finalmente, encuentro lamentable que Michelle Bachelet no tenga marido. Me hubiera encantado ver, durante alguna cumbre de mandatarios, a ese "primer varón" departiendo entre primeras damas los temas de su competencia.